Tuesday, March 14, 2017

¡Já!

            Más pudo la política que el interés que nos tenían. La Junta Fiscal dio un virazón tan brutal que los pone entre los 10 virazones más raudos en la historia de la Isla. En vez de “mejor ahora que nunca” decidieron “pasarle la bola” y “repetir lo que sabemos que no funciona”. La Junta aprobó lo que hacía una semana rechazó a pesar de su mejor deseo por “un mejor futuro” para Puerto Rico. Inimaginable, impredecible, pero explicable.
            Se llama la papa caliente. Si la propuesta de la Junta resulta ser tan devastadora para la economía local, como predicen todos, no sólo le van a añadir leña al fuego, sino que peor aún, van a fracasar ante el congreso en su misión de proveer los recursos para que los fondos buitres puedan cobrar su deuda. Temiendo a que se puedan quemar con el asunto si se equivocan, cedieron a la conveniencia de complacer al cuerpo político electo y dejar que sean ellos los primeros en equivocarse. Si les sale lo que alegan hacer, asunto resuelto. Los buitres cobran y sus jefes, los congresistas, felices. ¡Buenas tardes y muchas gracias!
            Si no... El código draconiano que van a poder imponer será entonces culpa de los políticos electos que no saben cómo sacarnos del hoyo en que nos metieron. No será ya culpa de la Junta.
            De esta manera se protege a la comisión del congreso que por décadas ha relegado su responsabilidad fiduciaria con la Isla, interviniendo solo ahora, en defensa de los cobradores; cuando la crisis económica a la vez provoca una crisis constitucional, al ellos mismos derrocar, con la creación de la Junta, la autoridad de la ‘Ley de Falsas Promesas’ (Ley 600), en la que mentirosamente delegaron su responsabilidad.
            ¡Nadie nos viene a socorrer! ¡“Hace falta acción inminente y decisiva.”! Si el 50% de todos los contribuyentes piden una prórroga legal de seis meses, “en unos pocos meses” “habría que cerrar el gobierno” y la Junta Cobradora tendría que irse al ‘carajo’. 
            ¡Puerto Rico se merece un mejor futuro! ¿Verdad?


Labels: , , , , , , , , , ,

Sunday, March 12, 2017

Traducción al Lenguaje Boricua del Mensaje del Presidente de la Junta Fiscal al Pueblo de Puerto Rico (Perspectiva, El Nuevo Día, 8 de marzo de 2017)

           “Estamos en un momento crucial para Puerto Rico.”
            [Está bien mala la cosa, mucho más mala de lo que nos imaginamos.]
               
           “En solo días, la Junta... certificará un plan fiscal...”
           [Vamos a imponer una Ley Fiscal.]

           “Una ruta al principio difícil...”
            [Los que trabajan y rinden planilla son los que van a cargar con el muerto, porque ni los políticos que botaron el dinero, ni el congreso que abandonó su responsabilidad fiduciaria con la Isla, van a poner un centavo.]

                Pues se acabó lo que se daba. Con nuestro crédito en chatarra, ya no podemos coger prestado, ya quebramos los sistemas de retiro, ya dejamos de pagar la deuda...Y ya no tenemos a quien pasarle la bola.
            [No requiere traducción.]

            Lo peor de todo es que aun con esas medidas extremas... está punto de ponerse peor.
            [Si pensabas que la Junta y el Congreso los iba a sacar del hoyo ‘te has podido dar tremenda jodida’.]
           
            Puerto Rico se ha quedado sin dinero y sin tiempo. El poco dinero que hay solo alcanza unos pocos meses. El no hacer nada ahora... antes que acabe el año no habría dinero para pagar la nómina... Habría que cerrar el gobierno.
            [No hay dinero para pagar la deuda y operar el gobierno.]

            Hace falta acción inminente y decisiva, pero no debemos repetir lo que sabemos no que no funciona.
            [Que los políticos dejen de patear la bola y nos obedezcan. Si no... ¡La Junta es la Ley!]

            Los problemas difíciles, requieren soluciones difíciles. Lo que tenemos de frente no vendrá sin sacrificios...
            [Que se prepare la gente que Andrew fue una niño de tetas comparado con el huracán que viene.]

            Mejor hacerlo ahora que nunca...
            [Dejar de pagar la deuda causaría un reperpero en el mercado de bonos de EEUU. Mejor se joden ustedes ahora que jodernos nosotros después.]
           
            Puerto Rico merece un mejor futuro.
            [Lo que han hecho los políticos con la isla, no tiene perdón de Dios.]

Labels: , , , , , ,

Thursday, February 23, 2017

Quinta Razón de Fundamento: Por Qué Puerto Rico Nunca Va a Ser Estado

            Nuestros políticos hacen las cosas en teoría. En abstracto. Construyen castillos o trenes en el aire que son insostenibles cuando los cimientos tienen que ser la realidad. Promueven el empresarismo como solución al desempleo sin considerar que todos esos nuevos negocios necesitan de una clientela con dinero para gastar. Aprueban leyes que nadie respeta pero capturan votos, anuncian las estadísticas que les conviene y prometen villas sin tener dinero para pagarlas. En ese espacio, entre la realidad y la teoría, es que se cuela la fechoría.
            Tenemos una historia salpicada de ilegalidades coloreada con corsarios nativos, piratas nobles, gobernadores corruptos y el consistente mal uso de fondos públicos. Ahora mismo, debe sorprender que tengamos una economía subterránea estable de igual tamaño y trascendencia que la economía ‘legal’ del gobierno que está en bancarrota. El trasiego de drogas no ha perdido un paso y los políticos siguen engordando.
Quinta Razón
            Cuando se considera un socio nuevo o un nuevo estado para la unión no se fijan solo en los asuntos financieros y el número de votos a favor, se evalúa el carácter del solicitante. Se llama solvencia moral. Recuerdo leer con asombro que el jefe de la mafia en la isla era coronel de la policía (Alejo Maldonado). Los empleados responsables por quemar los cupones de alimentos previamente usados, pensaron que mejor los reciclaban. Arrestaron como a doce.
            Los federales cerraron la oficina de pasaportes en la Isla porque los empleados a cargo los vendían sin contemplaciones. Aquí se vendieron licencias de conducir y actas de nacimientos. Prácticamente todo documento oficial estuvo disponible a la venta, en algún momento. Hasta la licencia ¡para practicar medicina! La vigilancia del FBI ha llevado a la cárcel legisladores, alcaldes y secretarios de agencia. Han publicado esquemas de corrupción en todos los niveles de gobierno, banca y finanzas con sus subsecuentes arrestos.
            La corrupción en nuestro gobierno es institucionalizada. La corrupción supera lo inmoral. La corrupción es mental. Todo se mide por el cristal del estatus no la realidad que vivimos. Si la gestión es afín con la estrategia política del partido de turno, entonces va, cueste lo que cueste. Robe quien robe.
            Los propulsores del plebiscito estadista nos quieren hacer creer que con una pluralidad de votos ahora, vamos alcanzar la meta de unión permanente después, como si la realidad cotidiana de fraude contra medicare, fraude con los fondos federales, fraude bancario, violaciones constantes de reglamentos ambientales, de ordenes de la corte federal, etc. Etc. Etc. El argumento más efectivo para prevenir la estadidad es la corrupción rampante en nuestro gobierno y sus instituciones.
            Habrá quien argumenta que no es tan malo como aparenta, que los medios exageran la corrupción. Y es cierto que Puerto Rico está entre Grecia y Dominica en la lista de los malos. En esa lista hay más de 90 países ‘más peores’ que nosotros. Pero si hacemos la comparación con la nación a la que pretendemos, seríamos el estado más corrupto de esa nación. Estaríamos en el mismísimo fondo del barril.

            Y como dicen los americanos: Una manzana podrida daña las demás que están en la canasta. 

Labels:

Sunday, February 19, 2017

Cuarta Razón de Fundamento: Por Qué Puerto Rico Nunca Va a Ser Estado

            Todas las propuestas estadistas que nos lanzan sólo llegan hasta la primera base. Ninguna llega hasta ‘home’. Nunca, nadie, nos ha explicado que viene después. Como si la estadidad fuese un portal celestial que te lleva al paraíso. Cómo si una vez estado federado el tío Sam nos va a enviar un ‘situado’ y un batallón de expertos que van a poner a nuestra Isla entre los ‘top ten’. Ipso Facto. Otro engaño más.
            Después de la estadidad no hay break de cambio. Hasta siendo república podemos virar para atrás. De todas las opciones la estadidad es la única condición permanente, eterna. Con la estadidad perdemos el derecho de cambiar de opinión. Por eso hay que mirar bien a ver de qué se trata. No estemos cambiando chinas por botellas.
            Este escrito no es una crítica al ideal de la estadidad. Es una crítica a los políticos que con el engaño se benefician de las genuinas aspiraciones de la gente. Es una crítica a los que promovieron y se aprovecharon de la debacle económica; que ahora quieren distraernos, con batucadas, de la importantísima búsqueda de los $72 mil millones esfumados.
Cuarta Razón
            Puerto Rico sería el primer y único pretendiente a estado federado que ya es una entidad nacional propia. No me refiero sólo a la cultura. Cuando EEUU nos compró la isla estaba organizada política, jurídica y religiosamente. Lo que cambió fue quien nombraba el nuevo gobernador, porque hasta palacio teníamos donde meterlo. Pero claro, todo al estilo español/europeo. Los conquistadores del siglo 19 prefirieron dejar las cosas como estaban y añadir o mejorar aéreas especificas. No les hizo falta arreglar lo que no estaba dañado. 
            Como colonia fuimos una ganga. Como estado somos un problema. Las diferencias obvias, como el idioma y la apariencia, son de por sí monumentales, pero son tantas las diferencias menores que la unificación de Puerto Rico a la nación va a ser un proceso de reconstrucción. Se le llamó reconstrucción al proceso político de la reintegración forzosa de los estados confederados. Deshacer lo que hay para construir lo nuevo. ¿Y a quien le toca la faena?
            Estas delirando si crees que los mismos políticos que nos metieron en el hoyo tienen la capacidad de llevar a cabo esa reconstrucción. Lo que no sucedió durante los 100 años de colonia, los partidos americanos con sus maquinarias multimillonarias van a atracar en la isla para postularse en los puestos legislativos federales. Ellos, los nuevos ‘carpet baggers’, van a alegar superioridad en conocimiento y experiencia en cuestiones federales. Y con razón, para muchos. Detrás de esos primeros, van a llegar los buscones. Seremos carne fresca para los buitres.
            No estoy exagerando. Es la versión política de la historia de las megatiendas en la isla. Los negocios locales, pequeños, desaparecen frente a la competencia brutal de los presupuestos millonarios y sus intereses nacionales. Para visualizarlo, basta con sustituir el Partido Demócrata por Wal-Mart y el Partido Republicano por Costco. Los partidos (negocios) locales se asimilan y desaparecen. Los asuntos locales lo seguirán dirigiendo los nativos (los gerentes de las tiendas) en español, pero todos los asuntos de consecuencia lo van a manejar los jefes regionales americanos en inglés. Igualito que digamos, Walgreen’s.
            Podemos continuar visualizando: la americanización de la constitución, la americanización de los Códigos de Ley, la creación de un gobierno estatal minimizado, la reconstrucción de los sistemas de impuesto con un ‘income tax’ federal, como ejemplos. 
            La gran duda, para mí, es ¿dónde vamos a quedar nosotros los boricuas después de ese apocalipsis? ¿Como los hawaianos? ¿Empleados de los consorcios propiedad de los americanos?

            Si ahora no somos dueños de nuestra tierra en ese futuro que nadie quiere anunciarnos ¿seremos meros inquilinos en la finca de un magnate? 

Labels: , , , , , , ,

Friday, February 17, 2017

Tercera Razón de Fundamento: Por Qué Puerto Rico Nunca Va a Ser Estado

            Desde la creación del estribillo ‘esto tiene que cambiar’, se viene promoviendo una ‘estadidad jíbara’. Un estatus lírico donde ganamos todo sin pagar nada. Pero nos mienten cuando dicen que nuestra participación en eventos internacionales va a continuar a pesar de la estadidad. Como si fuera un derecho adquirido. Igual nos mienten cuando dicen que nuestra identidad como nación se va a poder preservar. Son mentiras diseñadas para confundir al que no conoce ni la historia, ni las leyes de EE UU.
            Si fuese verdad, entonces ¿por qué ni Texas, ni California tienen equipo Olímpico? Si fuese verdad ¿por qué entonces las islas de Guadalupe y Martinica (colonias) francesas perdieron la representación olímpica.  La jurisprudencia constitucional de EE UU ha dejado claro, en todas las instancias, que ningún estado de la unión puede tener privilegios, beneficios o desventajas sobre los otros estados. Si la fantasía de los politiqueros estadistas se pudiera dar - de que el congreso acepte a Puerto Rico con sus representaciones nacionales - tendría que abrirle esa puerta a todos los demás estados. Algo que sabemos no puede suceder.
            ¿Porque la mentira? Porque si dicen la verdad, tendrían que admitir que no se puede ser americano y boricua a la vez. Seremos ciudadanos pero para esa nación somos extranjeros. Cualquier emigrante que llega a esa nación, rápidamente deja atrás su cultura y se integra al afán americano: el sueño de hacerse ricos. Al ser estado, tendríamos que hacer lo mismo. Con la desventaja de no saber hablar inglés.              
Tercera Razón
            La cultura es el trago más amargo. Nosotros somos una cultura vigente y activa. Y somos muchos. Nuestra cultura está tan enraizada que solo el exterminio de la población pude lograr que se deje atrás. Por eso, es un sinsentido creer que una nación racista y nacionalista quiera incorporarnos intactos, como iguales, con toda nuestra cultura, identidad deportiva, sistema jurídico y un idioma que para ellos es extranjero.  A los esquimales los pudieron arrinconar para hacer fácil tomar control sobre ese vasto territorio que habían comprado. Aquí no hay rincón donde empujarnos.
            El desespero plebiscitario de los que quieren atosigarnos la estadidad es por miedo. Temen que los americanos nos puedan abandonar. Aquellas ventajas estratégicas y militares que ofrecimos han desvanecido. Nuestra economía está en bancarrota, los recursos naturales comercialmente explotables son inexistentes y la inmensa deuda que carga el gobierno nos hace una pérdida neta. Somos como un novio que se puso viejo, gordo y feo, buscando matrimonio antes que lo dejen. Por eso la urgencia.
            Cualquier clase de igualdad de condición comparable con los otros 50 estados sería incosteable para ellos, ya que nosotros no tenemos nada que aportar. Una enorme parte de la población de EE UU rechaza la enseñanza bilingüe y/o cualquier acomodo para la población de habla hispana. La estadidad jíbara con que se intenta pasarnos gato por liebre, es una imposibilidad.  
            ¿Habrá un político, aquí o allá, que honestamente crea que la integración de nuestra nación a la de ellos es una gran idea? ¿Habrá un político, aquí o allá, que honestamente piense que nuestra estadidad es un gran paso en beneficio de EE UU?
            Entonces, ¿cuál es el asunto? Es más simple de lo que aparente. La educación colonialista integra un bochorno, (somos una isla pequeña, pobre y sin recursos) que los lleva a avergonzarse de ser boricua. Al abrazar una cultura/nación ajena, está implícito un rechazo a la nacionalidad /cultura que se tiene.  No es que los estadistas quieren ser americanos, lo que no quieren ser es puertorriqueño. ¡Ahí es que está la necesidad del engaño!
            Si la pasión estadista fuera honesta, se habrían ido a vivir a los EE UU. Pero su preferencia ha sido destruir todo lo que se asocia a ser puertorriqueño. Como si fuera una ofrenda a la deidad América. Pensando que al sacrificar nuestra nación, nuestros hijos, vamos a lograr la aceptación de los usurpadores de esta tierra.
            ¡Eso sí es un complejo colonial! Sigan pendientes que hay más.

Este ensayo fue originalmente publicado en noviembre de 2013 en
La Terapia de Pepe Orraca (www.pepeorraca.blogspot.com) y revisado en 2017.

Labels: , , , , ,

Wednesday, February 15, 2017

Segunda Razón de Fundamento: Por Qué Puerto Rico Nunca Va a Ser Estado

            Los partidos políticos y sus lideratos han sustituido la buena gobernanza por la persecución de un estatus. ¡Todos! Fundamentarse en su ideología partidista reduce su función social a la de ganar elecciones abandonando la responsabilidad de adelantar la condición de vida de los que vivimos en la Isla. El resultado ha sido una deuda descomunal, por largo tiempo aprobada y estimulada por los partidos. El espejismo de un estado libre y asociado se ha desvanecido pero la realidad de la propuesta estadista se detiene en los slogans publicitarios. Como si la bienandanza económica y el buen gobierno se infunden mágicamente con la estadidad. Sin ánimo de criticar esa gran nación, pero nos debemos preguntar ¿porque el boricua que vive en EEUU es más nacionalista que él que vive aquí?

            Pretender caracterizar como un malgasto de dinero una investigación/auditoria sobre los $72 mil millones esfumados a la vez que se empeñan en gastar más millones en un innecesario Plebiscito V, nos obliga a preguntar ¿Dónde está ubicado el verdadero interés de estos políticos? Cualquier político que pretenda que una definición de estatus para implementarse en un futuro imaginario es más importante que encontrar los causantes del descalabro económico no solo es irresponsable y embaucador, es también cómplice de los que hicieron posible el trastoque de los $72 mil millones.
Segunda Razón
            La segunda razón por lo que Puerto Rico no va a ser estado es económica. EE UU es un país capitalista, libre empresa, que idolatra el dinero. Respalda al empresario, motiva la productividad y abraza la adquisición de bienes. Su actitud hacia el dinero y la consecuencia económica que trae esa actitud es el desprecio por los pobres y marginados. Es a regañadientes que los congresos de EE UU aprueban programas sociales paliativos que en verdad no resuelven nada, solo posponen. Las instituciones de poder insisten en que el pobre es pobre porque quiere serlo. Por vago. Por eso no sienten obligación de ayudarlos, ni repartirles del dinero que con el ‘sudor de su frente’ se ganaron los más ricos.
            ¿Qué tiene eso que ver? Pues, que Puerto Rico es un país de gente pobre. Claro, los políticos emburujan el asunto haciendo las comparaciones con otros países latinoamericanos y caribeños. No se atreven hacer la comparación con el estado donde una familia de cuatro con ingresos de $40 mil al año son considerados pobres. En nuestra Isla la familia con ingresos como esos puede mandar los hijos a escuela privada. El ingreso promedio en Puerto Rico es menos de la mitad del ingreso promedio del estado más pobre y por ley federal más de la  mitad de nuestra población tendría derecho a recibir algún tipo de asistencia federal.
            ¿En qué mente cabe que un gobierno, cualquiera - lejos o cerca - le interese incorporar casi dos millones de personas pobres a sus arcas de beneficencias? Cuando además, esos dos millones de gente pobre cargan con ellos una economía devastada y un crecimiento poblacional negativo, lo que achica la base contributiva del estado. O sea, que los que van a pagar ‘income tax’ federal son cada vez menos.
            Aceptarnos, ya sea, como un nuevo arrondissment de Paris, incorporarnos como una provincia de España o la misma otorgación de una estadidad federada, sería un disparate político y financiero para la nación que nos recoja. El potencial económico que prometía la Isla ya fue despilfarrado por las continuas reversas en estrategias económicas y la dadiva desmedida de nuestros políticos afanados en ganar votos. Ya no nos queda nada que ofrecer a favor de una estadidad federada.
            Somos y seguiremos siendo nuestro propio impedimento para la estadidad. Miente el que dice lo contrario. Pero aún hay más.

(Publicado en La Terapia de Pepe Orraca en el 2013; revisado en febrero 2017.)

Labels: , , , , , , , , ,

Monday, February 13, 2017

Primera Razón de Fundamento: Por Qué Puerto Rico Nunca Va a Ser Estado.

            Los proponentes de la estadidad para Puerto Rico claman a viva voz que la estadidad está a cuestión de otro plebiscito. Esta vez el quinto. Pero el discurso no advierte que la estadidad federada no se gana por votación popular. Para el congreso federal esos votos solo representan el interés que podamos tener en anexarnos. Es el equivalente a enviarle una caja de chocolates con la nota que lee: ¡Tú me gustas mucho! Un interés que ellos pueden o no reciprocar.
            Es importante dejar claro que esta propuesta de ganar la estadidad por votos, se fundamenta en un engaño que pretende distraer del mal gobierno. La inclusión de Puerto Rico cómo estado no depende de nosotros. Depende totalmente de ellos. Por eso es que nunca vamos a ser aceptados como estado. Las razones son tan sencillas como lo son de fundamentales.
Primera Razón
            Históricamente el proceso de conversión de territorios en estados de la unión, comienza con la usurpación territorial y la invasión sistemática de pobladores americanos. Tal como está haciendo Israel en los territorios palestinos. Una vez la población inmigrante adquiere un población numéricamente significante se van apoderando de las estructuras de poder y crean gobiernos propios, obviando la existencia y las necesidades de los nativos originales. Cuando esa población alcanza una mayoría absoluta sobre los nativos, algo que logran con la continua invitación de nuevos pobladores, comienza el proceso de censos y cabildeo con la legislatura federal. Una conversación entre americanos. Gente que ya se entiende. Y a la larga, cuando ya tienen algo que aportar a la unión, se aceptan como los hermanos que son. Para resumir, ningún hawaiano, ni esquimal, idearon buscar la estadidad para sus naciones.
            La historia de nuestra Isla es distinta. Los americanos vienen a la Isla, están una temporada, por la razón que sea, empleo, estudios, matrimonio y al tiempo regresan a su patria. Mientras están aquí se quedan entre ellos mismos, sin aventurarse mucho a compartir con los nativos. Los pocos que sí se quedan, se criollizan y se buscan un nicho que les permita integrarse a la sociedad criolla. No tratan de presumir, ni buscan adquirir posiciones en las estructuras de poder y tampoco hacerse visibles en la política. Sin embargo los americanos que ocuparon Hawái enseguida destronaron a la legítima Reina de esas islas, prohibieron la religión autóctona, el uso del lenguaje nativo e implantaron su propio gobierno.
            Los americanos adquirieron a Puerto Rico, no porque necesitaran expandir su territorio  - como en el caso de Hawái llegar hasta la mitad del océano pacífico - sino que querían evitar que algún otro país europeo tuviera un ‘pied à terre’ en su América. Les interesaba la Isla por su ubicación geográfica estratégica. No para integrarlo a la unión. Sólo utilizarla. Al gobierno de EEUU no le interesó atestar la Isla con inmigrantes americanos, ni le interesó hacerse parte de la política local. Se interesó en la construcción de bases militares y la infraestructura - energía eléctrica, carreteras, etc. - necesaria para sostener el aparato militar que iban destinando a la Isla. Hay quienes argumentan que el otorgarnos la ciudadanía de ese país comprueba la intención de que fuéramos parte de esa nación. La realidad es que fue otro agregado militar más. Si todos somos ciudadanos americanos cualquier gestión revolucionaría se podría considerar como traición a la patria con el ajusticiamiento correspondiente. Fue una forma adicional de amarrar su propiedad con collar y cadena para evitar que se les escapara.
            Luego de cien años de cabildear por la estadidad federada debemos darnos cuenta que de parte de ellos no hay interés alguno.  Toda gestión ‘a favor’ de nosotros siempre han sido mecanismos políticos - tal como redefinir lo que es una colonia - para justificar su continua posesión de Puerto Rico. La traducción al inglés del contradictorio Estado Libre Asociado revela el asunto. Según ‘Google Translate’, Estado Libre Asociado  en inglés es Commonwealth, no un Free Associated State. En otro diccionario Commonwealth solo significa una entidad o grupo político; excepto cuando se refiere a Puerto Rico, entonces la traducción es Estado Libre Asociado. Un acto de malabarismo lingüístico/político, que podrá ser un reconocimiento a nuestra existencia política, pero muestra cero empeño en sumarnos a la unión. Ni siquiera como un territorio incorporado, estatus precursor a ser estado.
            Durante la semana explico las otras razones de fundamento.


Labels: , , , , , , , , , , , , ,